Desde la figura de Juan Pablo II, célebre personaje considerado por algunos expertos como el gran unificador del catolicismo romano moderno, el Vaticano no gozaba de tanto esplendor mediático y mucho más importante, de validez y respeto ante la humanidad como lo ha logrado el primer papa del continente americano: Francisco.